martes, 28 de abril de 2015

La experiencia...Perú...día 4

Día 4 - Moray, Maras, Ollantaytambo y Aguas Calientes
Nuevo día y nuevas aventuras. Hoy no volvíamos a dormir a Cuzco si no que nos quedábamos en Aguas Calientes y había que dejar las mochilas listas, la pequeña con lo necesario para los próximos dos días y la grande con el resto para dejarla en el hotel.

A las 8.00 allí estaba Nico puntual para llevarnos a los yacimientos de Maras, Moray y Ollantaytambo desde donde cogeríamos un tren hacia Aguas Calientes. Afortunadamente para mí, abajo os lo cuento, el chófer se retrasó y al final acabamos saliendo de Cuzco a las 8:30.

Antes de llegar a Moray, hicimos una parada en el pueblo de Chinchero que también cuenta con un yacimiento arqueológico (incluido en el boleto turístico). Nosotros, sin embargo, especificamos que no queríamos parar en Chinchero porque lo que habíamos leído no nos llamaba especialmente la atención. Aún así, hubo que parar, no ya en el yacimiento, sino en una especie de "telar" donde nos explicaron los métodos tradicionales de extracción de la lana, como teñían los tejidos también de manera natural y como la convierten en hilo para después trabajarla y hacer los productos. Por supuesto, al finalizar la explicación pasas a la "zona de mercado" donde, obviamente, compramos algunas cosas...pero no a muy buen precio.
En plena explicación
Moray
Después de una media hora de viaje en transporte privado, llegamos al yacimiento de Moray (incluido en el boleto turístico), importante por tener los característicos andenes inkas donde realizaban los cultivos adaptativos de las plantas tropicales de la selva al altiplano andino.

La verdad es que el sitio es muy muy chulo, a mí al menos me gustó bastante, no es que haya gran cosa pero la amplitud del sitio, lo bien pensados que estaban los andenes, el sistema de riego y, sobre todo, la tranquilidad que había, me cautivó. Me hubiera pasado allí al solete toda la mañana jejejeje

Ésta era la más grande pero había más...veis a la gente ahí pequeñita!!
Maras
Después de un rato largo en Moray simplemente disfrutando, volvimos a la furgonetilla y pusimos camino hacia Maras. Tardamos unos veinte minutos ya que los dos yacimientos están bastante cerquita, a pesar de que la carretera para llegar se las trae...al lado de un precipicio, estrecha, de tierra y de doble sentido, no puedo decir que no pasáramos miedo, sobre todo a la vuelta, que debió ser que se le hacía tarde al conductor y nos llevó a toda leche...de hecho estuvimos a punto de tener un golpe!! :((

En Maras (también incluido en el boleto turístico) es donde se localizan las antiguas salineras inkas, salineras que se siguen utilizando en la actualidad. Según nos contó Nico, las salineras pertenecían al estado pero eran explotadas por las comunidades locales de la zona. A cada comunidad le pertenecían un número de terrazas y ellos se encargaban de trabajarlas. Después, la sal extraída se comercializaba a todo el mundo.

Al igual que Moray, para mí tuvo una sensación hipnótica, cierto es que tuvimos mucha suerte ya que había muy poca gente y pudimos disfrutarlas tranquilamente, pero ese mar blanco cegador de terrazas metido en ese hueco entre las montañas, hacía que se respirara una calma especial. Aún así se nota que debe tener una afluencia bastante alta de turismo porque había muchos puestos de souvenirs donde se vendía de todo, sobre todo, sal jejejeje Nosotros, como no, compramos diferentes tipo de sales, maíces fritos (suuuuuper ricos!!) y plátano frito (riquíiiiiiisimo) que nos vendría fenomenal para el día de Machupichu :)
Salineras de Maras
Esto sí que es trabajo manual!!
Ollantaytambo
A pesar de ir bastante rápido, el camino hasta Ollantaytambo se me hizo larguísimo y diría que tardamos más de una hora en llegar. Como el conductor se tenía que ir porque había concertado otra cita en Cuzco e iba tarde, tuvimos que cargar con las mochilas en la visita, lo cual no nos hizo ni pizca de gracia porque hacía un calor de justicia para pasearse por allí cargados. La peor parte, sin embargo, se la llevó Nico que se quedó sin transporte de vuelta a Cuzco y tuvo que buscarse la vida :((

También incluido en el boleto turístico, Ollanta fue principalmente un centro religioso pero de bastante importancia ya que contaba con graneros (colcas), andenes de cultivos y zona de viviendas. Se podría comparar con los grandes monasterios de la edad media en Europa. Lo único malo de la visita fue que había muchas escaleras, hacía mucho calor y estábamos ya bastante un poco hartos de escuchar una y otra vez a Nico decir "aquí se cultivaba la papa, el maíz y la hoja sagrada de la coca" pero ssshhh no se lo digáis :P
Había que subir hasta arriba del todo!! O_O
Las viviendas y las colcas en la montaña...las veís?? ^_^
Después de la visita, nos despedimos de Nico y nos fuimos directos al pueblo para comer porque estábamos hambrientos, ni nos paramos en el mercadillo que había de camino jajajaja Como siempre te cuento lo que comimos al final de la entrada ;) y ésta vez no te lo pierdas porque fue mmmmmmmm delicioso!!

Como el tren a Aguas Calientes no salía hasta las 18.00, teníamos tiempo de sobra para dar una vueltecilla por el pueblo después de comer. Alberto y Sergio decidieron subir hasta los graneros que había en una de las laderas, pero el resto teníamos la tripa demasiado llena para subir a ningún sitio. 
El pueblo es bastante pequeñito pero tiene un paseo muy agradable. Estuvimos en el mercado de abastos y una parte que parecía más nueva que no aportaba casi nada, pero luego nos metimos por unas callejuelas estrechas y la cosa cambió sustancialmente descubriendo los restos inkas que nos había explicado Nico. Cuando nos volvimos a juntar todos, todavía nos quedaba tiempo para tomarnos unas cervecillas así que buscamos un café con wifi y a internetear!! jajajaja aquí probamos la chicha morada una especie de zumo muuuuy dulce, la textura a mí me recordaba a la horchata. También la hay amarilla y con o sin alcohol...a mí no me gustó mucho la verdad.

Calle típica



Típica estructura trapezoidal inka
Alberto, el yacimiento y el pueblo de Ollanta :)
Sobre las 17.00 nos fuimos hacia la estación de tren ya que estaba a unos 10 minutos andando del centro y había que estar a las 17.30 para pasar el control de pasaporte. Había bastante gente, casi todos turistas y la mayoría de habla no hispana. Localizamos nuestros asientos y a la hora en punto salimos hacia Aguas Calientes.
Este tren era del tipo Expedition y era bastante sencillo aunque cómodo. A mitad de camino, pasaron repartiendo un snack y una bebida :)
En Aguas Calientes, el tren no para en la estación si no en la calle principal que separa el pueblo en dos partes. El andén-acera estaba llenísimo de gente de los diferentes hoteles esperando a sus huéspedes. Nuestro hotel click estaba en esa misma calle y no habíamos contratado la recogida, así que nuestra sorpresa fue mayúscula cuando vimos a un chico con un cartelito con nuestro nombre jejejeje encontrar el hotel no suponía ninguna dificultad pero fueron muy amables por su parte!! :)
Nos registramos en el hotel, dejamos las cosas y nos fuimos  a dar una vuelta por el pueblo. Queríamos localizar la estación desde donde salían los autobuses a Machupichu y fue muy fácil porque únicamente había que seguir a la marabunta de gente jejejeje
En teoría, la taquilla cerraba a las 21.00 pero cuando pasamos por allí la encontramos abierta y, a pesar de tener una larga cola, decidimos ponernos, si a medio camino nos la cerraban habría que volver al día siguiente que ya era lo que pensábamos hacer. La cola fue avanzando relativamente rápido y al final pudimos comprar los billetes (19$/pax i/v). En realidad, fue un acto de suerte y de buena voluntad del chico que controlaba la fila que le había dicho a la chica de la taquilla que quedaban sólo 20 personas cuando allí habría más de 40!!! O_O La pobre taquillera, eso sí, echaba fuego por la boca!!! 

Con los billetes en la mano, nos fuimos a cenar antes de que se hiciera más tarde que al día siguiente había que madrugar, llegaba el gran día, Machupicchu nos esperaba!! yujuuuu!!!

Lo que comimos
El desayuno fue igual que el día anterior: tostadas de mantequilla y mermelada, huevos fritos o revuelto, zumo natural de piña y cafe/té o mate de coca.

La comida la hicimos en Ollanta, como ya habrás leído ;) Elegimos un sitio de la plaza al azar (Hostal Plaza) y la elección no pudo ser mejor!! Nos encantó todo lo que comimos, pero sobre todo el tabulé de quinoa, la sopa criolla y la chaufa de quinoa, espectaculares!! Los platos eran abundantes y encima nos pasamos porque pedimos tres entrantes (tequeños con guacamole, chicharrones de pollo y tabulé de quinoa) y, además, un plato principal para cada uno (lomos saltados, sopas criollas y chaufa de quinoa) El precio fantástico, 252PEN/6 pax, de lo mejorcito hasta ese momento!!! :D
Platos riquísimos y la cusqueña que no falte!!! ^_^

La cena la tomamos en Aguas Calientes en la plaza Manco Pacac. Ninguno de los sitios nos convencía mucho porque había mucho fast food y poca comida peruana, así que al final nos decidimos por uno que nos parecía simplemente agradable llamado "El rincón de la abuelita". Fue una decepción, pedimos bocadillos de pollo que fue lo mejor pero nada del otro mundo, una pizza individual de verduras y sopas inkas que estaba aguada e insípida :( ... ni foto hicimos!! Sólo esto nos costó 156PEN/6 pax, un robo comparado con la comida de Ollanta.

La anécdota del día
Fue cuando a las 6.00 de la mañana, muerta de frío y en pelotas descubro que no hay agua caliente en la ducha!!! O_O casi me da un pasmo!! literal!!! Así que, me volví a vestir y bajé para preguntar y comentar que no había agua caliente y que necesitaba ducharme. 
Me dijeron que en 15' estaría resuelto y...me lo creí!!! sí, ya os oigo reír, bandidos!!. Preparé unas cuantas cosas mientras hacía tiempo y pasados 20' me volví a meter en la ducha, de la que por supuesto, no caía ni una gota de agua caliente!! grrrr 
Volví a vestirme y volví a bajar, esta vez con una mala leche del copón, para reclamar por mi agua caliente y me dijeron que podría ser un problema del termo, así que decidí desayunar y ducharme después aunque iría con la hora pegada al culo. 
Por fin, después del desayuno y una hora y media más tarde desde que me levanté, me pude duchar con agua templada, no vayáis a pensar que me escaldé!! 
Menos mal que ese día el coche se retrasó y me dio tiempo a todo, pero vaya telita con el hotel "agua caliente 24 horas" -_-

Gastos
No incluyo ni los hoteles ni las excursiones ni los restaurantes porque ya están reflejados en las correspondientes entradas ;)

Regalos en Chinchero - 70PEN
Compras en Maras - 20PEN
Café Panaka (plaza de Ollanta) - 30PEN (2 cervezas, 2 chichas moradas y 2 mates de coca)

6 comentarios:

  1. me has traído muchos recuerdos bonitos, pero QUÉ HAMBRE ME HA ENTRADO!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja a mí también me entró hambre recordándolo!!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Es que los sitios eran impresionantes!! ;)

      Eliminar
  3. Me parece un viaje fantástico, las fotos y geniales y me encanta como lo cuentas, escribes muy muy bien. Haces que entren ganas locas de coger las maletas y salir a descubrir mundo!

    ResponderEliminar